Loros habladores, su captura está prohibida, no los compres!

Entre las especies preferidas como mascota, el loro hablador (Amazona aestiva) encabeza la lista, debido a la capacidad de imitar la voz humana.

Habita principalmente los bosques chaqueños, aunque en otoño e invierno suelen llegar a alimentarse en la Selva Pedemontana, el piso inferior de las Yungas argentinas. Se reproducen una vez al año, entre octubre y marzo y entre 3 y 4 huevos son incubados en nidos ubicados en huecos de árboles por un mes aproximadamente. Los pichones permanecen dentro del nido no más de dos meses y logran sobrevivir generalmente 2 ejemplares.

La pérdida de hábitat y la captura principalmente para mascotismo, son las amenazas más importantes que enfrentan las poblaciones silvestres.


La extracción de loros no sólo tiene un impacto directo sobre las poblaciones naturales, dado que se extrae generalmente toda la nidada sin dejar crías para la recuperación de la especie en el lugar; sino que también existe un impacto indirecto en el bosque dado que generalmente para alcanzar la nidada se derrumban los árboles.

Cuando son extraidos de los nidos, requieren que sean alimentados cada 3 o 4 horas, además de calor y cuidados sanitarios. Sin embargo, debido a los efectos del stress, de enfermedades, pisoteos y otras causas, son muy pocos los que logran sobrevivir.

La Estación de Fauna Autóctona (EFA) de la Provincia de Salta tiene como misión recuperar animales autóctonos en situación de vulnerabilidad como consecuencia del accionar humano, para proveerles bienestar y posible reinserción a su medio natural. Sin embargo, en el caso de los loros no es posible devolverlos a su medio. Generalmente entre Noviembre y Febrero de cada año, grandes cantidades de pichones llegan a la estación como producto del tráfico ilegal, teniendo algunos unos pocos días de vida.

 

Por ejemplo, los últimos días de noviembre de este año, 140 pichones fueron secuestrados por la Policía Rural a un particular en la Ruta Prov. Nº 5, próximo a la Localidad de Mollinedo en el Dpto. de Anta. Tenían entre 2 y días de nacidos y fueron derivados inmediatamente a la EFA. Aunque fueron alimentados y mantenidos de manera protegida, sólo lograron sobrevivir 7.

La colecta y captura de animales silvestres autóctonos está prohibida y debe denunciarse!!. 

La compra de éstos animales, así también como otros (tortugas, quirquinchos, etc.), fomenta esta actividad extractiva y deja en el camino muchos animales muertos hasta que uno llega a un hogar.

No seamos cómplices! Denuncie a quienes los venden en la Secretaría de Ambiente.


Información adicional