Apan no recibe subsidios ni aportes por parte del Estado. Todo nuestro trabajo se financia con la ayuda de la gente que generosamente dona o aporta mensualmente con una cuota de socio. Por eso te pedimos, que si querés ayudarnos a seguir con nuestro trabajo ayudando a los animales, te hagas socio con un aporte mensual.
LLena esta solicitud y te contestaremos a la brevedad


Warning: copy(): php_network_getaddresses: getaddrinfo failed: Name or service not known in /home3/altheowl/apansalta.com/plugins/content/mavikthumbnails/mavikthumbnails.php on line 401

Warning: copy(http://apansalta.com.ar/images/112279756.jpg): failed to open stream: php_network_getaddresses: getaddrinfo failed: Name or service not known in /home3/altheowl/apansalta.com/plugins/content/mavikthumbnails/mavikthumbnails.php on line 401

China discute si seguir comiendo perros

El debate entre quienes optan por comer carne de perro, contra los defensores y amantes del mejor amigo del hombre ha sido abierto en un país que no cuenta con leyes que protejan a los animales.

La polémica saltó después de que el conductor de un coche obligase a detenerse a un camión que transportaba más de 500 cánidos, cuyo destino era acabar sobre la mesa de alguna familia del noroeste del gigante asiático.


A partir de ese mismo momento, Internet y las redes sociales se encargaron de hacer el resto: más de 200 defensores de los derechos de los animales llegaron al lugar donde se encontraba detenido el camión y pararon el tráfico durante cerca de 15 horas, según informa el Washington Post.

Este sabotaje, que terminó con el pago de 13.000 euros por parte de los activistas al camionero para que les entregara a los animales, se ha convertido en la chispa que ha terminado de encender el fuego de un viejo debate entre ricos y pobres, que se ha ido cociendo durante un buen puñado de años.

Y es que, desde hace mucho tiempo, el hecho de poseer una mascota ha sido un signo de poder y riqueza entre la alta sociedad china, que veían con orgullo como el mismo animal que ellos cuidaban y alimentaban era utilizado como obligado sustento por las clases menos pudientes, es decir, la inmensa mayoría, durante siglos.

Desde entonces, los medios de comunicación y las encuestas han comenzado a hacerse eco de estas dos enfrentadas posturas, que dan una idea de la evolución que está viviendo el gigante asiático en los últimos tiempos, con una creciente clase media, que cada vez aglutina más capital y poder.

Eso sí, esta victoria parcial de los amantes de los animales quedó eclipsada por el hecho de que, después de comprar su libertad, no supieran qué hacer con esta gigantesca de perros ruidosos y, en muchas ocasiones, enfermos y malnutridos.

En respuesta a estos activistas, que ignoran las necesidades de las zonas rurales del gigante asiático, un joven de la ciudad de Guangzhou ha amenazado a través de Internet con “matar un perro al día hasta que estos amantes de los animales donen su dinero a los pobres en vez de a los perros”.

Según los cálculos, se estima que cerca de 10 millones de cánidos son vendidos cada año para el consumo humano.

Fuente: La Sexta Noticias

Información adicional