Los refugios son inútiles

por Merritt Clifton. Editorial de Animal people, noviembre de 2003.   

"Vivimos en un remoto y abandonado rincón del infierno, pobres y sumidos en una profunda depresión," alguien se lamenta a nosotros casi a diario. "Nunca hemos tenido esterilizaciones ni vacunaciones gratuitas o baratas para nuestras mascotas, por no hablar de un programa «esterilizar y soltar» para gatos y perros callejeros. La gente envenena y dispara con impunidad a perros y a gatos. El cazador de perros vende carne de perro, cuero de perro, pieles de gato y animales vivos para laboratorios. Millones de animales están en urgente necesidad. Por favor, ayúdenos a financiar un refugio para albergar a cien de ellos".

Tales súplicas son desgarradoras, pero bajo tales circunstancias, el financiamiento y funcionamiento de un refugio no tiene sentido, es inútil, y probablemente solamente reacomode la miseria en ese lugar particular del infierno de olor acre, atestado y con animales muertos de hambre.

Ninguna comunidad humana, en ningún lugar, debe ni siquiera pensar en fundar un refugio a menos que reciba el terreno en regalo o herencia, y el dinero necesario para construir y mantener el refugio sin ocupar los recursos para la esterilización, vacunación y educación pública.

Más adelante, si tienen éxito la esterilización, vacunación y educación pública, el abrir refugios adecuados en lugares convenientes pudiera valer la pena. Pero hasta que no se aprecie una reducción marcada en el número de perros y gatos sin hogar, y hasta que el público no demuestre simpatía y tolerancia crecientes hacia ellos, tiene poco sentido invertir fondos en los refugios.

Afortunadamente, dar prioridad a la esterilización, vacunación y educación pública es la manera menos costosa de empezar. La educación pública puede comenzar con tan poco como un voluntario que comparta sus conocimientos verbalmente. Proporcionar esterilización y vacunación de bajo costo o gratuita requiere pagar a veterinarios, lo cual hace necesario recolectar dinero, pero no requiere la construcción o compra de una clínica, ya sea fija o móvil, hasta que existan fondos disponibles.

Con excepción de la contratación de veterinarios, la inversión más útil en el programa de esterilización y de vacunación es, generalmente, el transporte de los animales hacia y desde los lugares donde se encuentran los veterinarios, en donde haya ancianos, discapacitados y personas pobres que no tengan transporte propio. Si no se dispone de voluntarios con vehículos, se pueden alquilar furgonetas según se necesiten.

La captura de perros y gatos callejeros para la esterilización y vacunación se puede hacer con voluntarios en caso de necesidad. Todo este trabajo debe hacerse antes de pensar en construir refugios, porque aunque los amantes de los animales no puedan permitirse la esterilización y vacunación, o no sean suficientemente responsables para realizarlas, aún son necesarias. Ignorar esto es como hacer caso omiso del fuego en la casa del vecino porque se sabe que él fuma en la cama. El vecino podrá ser educado en un comportamiento más responsable, pero de cualquiera manera el fuego debe ser extinguido.

Si la esterilización y la vacunación se promueven correctamente, y la educación pública es acertada, una comunidad nunca necesitará de refugios convencionales para el control de animales.

El enfoque más acertado que haya conocido ANIMAL PEOPLE para prevenir superpoblaciones de perros y gatos en áreas pobres y alejadas es "Sin matanza, ni refugio" iniciado en Costa Rica por Alex Valverde, médico veterinario; Gerardo Vicente, médico veterinario y Christine Crawford, fundadora del proyecto McKee. Hemos cavilado tanto sobre esto, que recientemente invitamos al Dr. Vicente para que hablara en la Conferencia Asia for Animals, en Hong-Kong, y después para dar un viaje por la India como conferencista.

Vicente, al igual que Valverde, es expresidente del Consejo de Veterinarios de Costa Rica. Desde sus conocimientos de salud pública, y con esa perspectiva, Vicente acentúa el hecho de nada puede ser logrado sin el apoyo de la comunidad. La opinión pública debe entender el proyecto contra la superpoblación de animales de compañía, y debe sentirse inspirada a cooperar con él. Esto excluye actitudes y retóricas que culpan al público, y que persisten también entre muchos protectores de animales, especialmente los que mantienen refugios que perciben como bastiones contra un mundo cruel e insensible al cual no quisieran pertenecer.


Vicente precisa orgulloso que Costa Rica no tiene ningún refugio animal, que ha cerrado los que tuvo alguna vez, y que no los desea ni necesita más. Como Vicente explica, cualquier tipo de refugio consume gran cantidad de dinero en su construcción y funcionamiento. Aún en los Estados Unidos, un gasto de dos mil millones de dólares al año, consumidos por los refugios para animales entre inversión pública y de organizaciones no lucrativas, no cubren las necesidades de refugio para todas las comunidades.

De hecho, después de más de 125 años de iniciada la construcción de refugios, la mitad de los condados rurales de los Estados Unidos no tienen ningún refugio, ni público ni privado, y se ha demostrado que es inútil la construcción de edificios para refugios, porque no es posible proveer suficiente espacio para tener todos los perros y gatos sin hogar mientras se reproduzcan libremente y se alimenten intencionalmente.


Tampoco es posible reducir el número de perros y gatos matando el exceso. En los Estados Unidos se demostró ampliamente ese error durante el siglo XX, donde probablemente se capturaron y mataron más perros y gatos en los refugios, que la suma de todos los perros y gatos que fueron comidos en Asia. Solamente en los últimos doce años disminuyó la matanza en los refugios de los Estados Unidos por debajo de ese volumen espantoso.

No importa cuántos perros y gatos se maten, el resto fértil se encargará de criar rápidamente hasta volver a tener la máxima capacidad  del hábitat.


" Las áreas pobres, las áreas rurales, y los países en desarrollo", acentúa Vicente, "no pueden permitirse repetir los errores de los países ricos. Los refugios de animales siempre se convertirán en mataderos", precisa Vicente, "si la reproducción de perros y gatos no es controlada previamente a la construcción de los refugios".

...

fuente: albaac.org

Información adicional