Rescatan animales en total estado de abandono

Estaban en una casa en Villa Cristina, gatos, palomas, perros y gallinas fueron secuestrados por orden de la Justicia, tras la denuncia de vecinos y de APAn.

Un extraño allanamiento se produjo ayer en horas de la tarde en un domicilio de Villa Cristina, en el macrocentro salteño, donde la Dirección Municipal de Zoonosis, junto a personal policial de la Comisaría 2, se hicieron presentes y procedieron a cumplir una orden judicial que ordenaba el rescate de unos 50 animales domésticos que convivían en estado de abandono junto a la única habitante de la vivienda, una mujer de 75 años cuya identidad se reserva por expreso pedido de la fuente informativa.

La medida judicial fue solicitada el día anterior por la Asociación Protectora de Animales (APAn), que llegó al citado domicilio tras reiteradas denuncias de los vecinos acerca de olores nauseabundos, aullidos lastimeros de animales y estado de abandono de la dueña de casa.

La titular de APAn, Estela Morales, solicitó ayuda en la comisaría 2, y junto a personal policial hicieron primeramente un reconocimiento de las condiciones en las que se hallaban los animales domésticos.

En esa medida se corroboró que en la casa se hallaban, en estado calamitoso, junto a la propietaria, unos 20 perros, 30 gatos y más de 10 gallinas famélicas.

El domicilio en cuestión se halla en calle General Paz, cerca de la esquina con avenida San Martín.

La inspección corroboró las reiteradas denuncias de vecinos, quienes informaron que desde el lugar se sentían olores nauseabundos.

La policía ingresó al inmueble con orden judicial y halló a los animales sin alimento ni agua. Y también había cadáveres de gatos y aves, semidevorados por los canes hambrientos. Se constató también que en el lugar reside una anciana de más de 75 años, quien sobrevive en condiciones lamentables y que, según vecinos, necesita ayuda oficial.

El juez interviniente dio lugar al requerimiento de la entidad proteccionista y bajo la garantía de la ley de protección animal ordenó ayer que todos los animales fuesen retirados del inmueble y, además, derivó a la Dirección de Zoonosis Municipal la responsabilidad del allanamiento y el rescate. La medida se concretó de inmediato y en menos de tres horas el personal policial y la gente de APAn retiraron 12 perros -otros ocho, al menos, escaparon-, una paloma, seis gatos y 12 gallinas.

Informaron que alrededor de doce gatos tampoco pudieron ser capturada, al igual que un número no precisado de perros, que la dueña les había abierto la puerta para que salieran en busca de alimentos y hasta la hora en que se levantó el procedimiento no habían regresado aún.

El director de Zoonosis, Carlos Macci Solá, en diálogo con El Tribuno, expresó que las condiciones de vida en la que se encontraban los animales eran mucho más que deplorables, y que en el inmueble se hallaron despojos de decenas de perros y gatos, semidevorados por los restantes animales.

“Vivían prácticamente en un basural, en medio de heces, despojos de todo tipo y desperdicios”, fue la frase que utilizó el funcionario para describir lo que encontraron durante la medida judicial.

Agregó luego que “no pudimos recatar a la totalidad, porque entre los muchos animales que hallamos habían felinos y canes. Unos huyeron por los techos, en tanto que otros se fueron por la calle.

Los animales fueron trasladados a la sede de la Dirección, en calle Lavalle al 500, donde estarán alojados hasta su recuperación sanitaria, luego serán reubicados con la ayuda de la Asociación Protectora de Animales, informó el funcionario municipal.


Un escenario de una película de terror

El director de Zoonosis afirmó ayer que las condiciones del inmueble y habitabilidad, tanto para los animales como para la propietaria, eran mucho más que penosos.

Advirtió que la mujer compartía el abandono con los animales, y que el sitio en sí es un verdadero basural. En tanto, la titular de APAn le dijo a El Tribuno, en diálogo telefónico, que el allanamiento ordenado por la Justicia se cumplió en tiempo y forma, y que el rescate de los animales en riesgo es un triunfo de la prédica de la asociación.

“Fueron los vecinos, la gente común, los que encendieron el alerta, porque hoy por hoy muchas personas ya no toleran el maltrato que sufren a diario miles de animales en nuestra capital”, dijo y aseguró que “a través de Facebook se pueden hallar muchísimos testimonios y denuncias que, normalmente, no son escuchados”.


Fuente: Diario El Tribuno - 09/07/2011

Información adicional