Zoológicos

Sabemos que no es justo privar de la libertad a un individuo que siente y desea ser libre.

Argumentos utilizados en favor de los zoológicos: esas carceles de animales

 

Los zoos son educativos: algunos sostienen que los zoológicos enseñan a los niños cómo son los animales, pero los zoos no cumplen ningún fin educativo. Los animales en los zoológicos no se muestran como lo son en realidad ya que todas sus necesidades naturales están coartadas, no se comportan como lo harían en libertad.

Los zoológicos le enseñan a la sociedad que es aceptable tener a los animales encerrados, aburridos, solos y lejos de sus hogares. Allí los animales son aprisionados, expuestos la mayor parte del tiempo sin tener privacidad, lo que da como resultado un comportamiento autodestructivo.

 

Los zoos son divertidos: tanto los zoológicos como los circos, acuarios, domas, cacería o riñas utilizan a los animales en contra de su voluntad. Debemos preguntarnos si es justo financiar estas actividades cuando los únicos beneficiados son los seres humanos que lucran con el sufrimiento de los animales. Si quieres ayudar a los animales, no financies su esclavitud, apoya aquellas actividades artisticas o de entretenimiento que no perjudiquen a terceros.

 

Los zoos ayudan a la conservación de especies: si buscamos proteger a los animales, debemos pensar primero que ellos son seres que sienten, sufren y tienen intereses. Proteger a una especie es distinto a proteger un individuo. Las especies no sienten, los individuos sí. Si deseas ayudar a los animales no apoyes a los zoológicos, promueve la creación de santuarios de animales que son cuidados y recuperados para su propio beneficio.

Especismo Cero documenta el horror del zoo de Mendoza


Un activista de Especismo Cero tomó imágenes del estrés, ansiedad, tristeza y zoocosis que padecían los animales.

En el video de la investigación puede verse a Arturo, el último oso polar en cautiverio en la Argentina con zoocosis, patología que sufren también otros animales prisioneros en el zoológico.

ZOOCOSIS

Los animales zoocóticos han sufrido daños mentales debidos a la cautividad, mostrando comportamientos obsesivos, anormales y repetitivos. Si un animal no tiene control sobre su vida, no pudiendo ejercitarse, ni estimular su mente, comienza a desarrollar una serie de comportamientos repetitivos o ¨estereotipados¨. La zoocosis también puede incluir comportamientos de automutilación.

La zoocosis se ha detectado no sólo en animales prisioneros en zoológicos, sino también en animales utilizados en granjas, circos, laboratorios de experimentación en animales y otros centros de explotación.

 

Si te importan los animales, no vayas al zoo.
No financies la esclavitud de los animales.


Información adicional